• About

  • descargar el código ético
  • compartir
    • Facebook
    • Twitter
    • Pinterest
    • Google +
    • LinkedIn

Había una vez

La historia de La Rosa comenzó en 1922, cuando a través de la reproducción de las características de famosas divas del cine mudo se confirió poder emocional al maniquí, que hasta ese momento era considerado poco más que una herramienta. Desde entonces, La Rosa se convirtió en socio de la moda y el lujo en la búsqueda de una identidad narrativa del producto. En 1969, Rachele Rigamonti, predecesora de la mujer empresaria, transforma La Rosa en una realidad industrial.

Cabeza de cera plástica, 1930

Maniquí en papel maché

En los años ochenta, Gigi Rigamonti, artista joven hijo de Rachel, se ocupa de la creación del maniquí como una obra de arte y lleva a La Rosa a trabajar con grandes nombres de la moda internacional: Gianni Versace, Giorgio Armani, Valentino, Nicolas Ghesquiere, Alber Elbaz. En 1996, Mattia Rigamonti, hijo de Gigi, introduce la robotización del proceso industrial y ajustadas normas sobre la sostenibilidad ecológica del ciclo de producción, consolidando a La Rosa en su posición de liderazgo en el mercado de la moda y el lujo.

Una empresa italiana

La Rosa se conoce entre los fabricantes de maniquíes por la alta calidad, por la experiencia y la herencia cultural que le permiten realizar productos hechos a mano y también estandarizados, totalmente fabricados en Italia. La elección de un producto totalmente made in Italy asegura la sostenibilidad ambiental mediante el uso de plásticos antigolpe reciclados y reciclables, de tintes con muy bajo impacto ambiental y el uso de las energías renovables.

Maniquí con brazos articulados, 1940

A

Producto

Las plantas de La Rosa de Palazzolo Milanese y Varedo, a pocos kilómetros de Milán, con una superficie de 10.000 metros cuadrados incluye desde el área creativa hasta el desarrollo del producto, desde la programación digital y 3D, desde el acabado hasta la fuerza de ventas.
Hasta la fecha, La Rosa dispone de un catálogo de alrededor de 800 entre maniquíes naturales, moldeados, bustos de sastrería y accesorios para escaparates.